¿Por qué nos dilata la pupila nuestro oftalmólogo?

dilatar pupilaDilatar la pupila es un procedimiento por el cual has tenido que pasar alguna vez en una visita al oftalmólogo, o al menos habrás oído que alguien lo ha hecho. A todos nos suena ese procedimiento diagnóstico, incluso la mayoría sabe que las pupilas se dilatan mediante fármacos midriáticos, como por ejemplo la tropicamida. Pero, ¿sabes realmente para qué necesita el oftalmólogo dilatar la pupila?

En primer lugar recordaremos que es la pupila y qué función tiene. La pupila es un orificio situado en la parte central del iris por el cual penetra la luz al interior del globo ocular. Se trata de una abertura dilatable y contráctil, aparentemente de color negro que tiene la función de regular la cantidad de iluminación que le llega a la retina, en la parte posterior del ojo. También es llamada “la niña del ojo”.

Dicho en términos fotográficos, este orificio hace de obturador y diafragma, regulando la cantidad de luz precisa que debe entrar en la cámara oscura del globo ocular e impresionando la película sensible de la retina, sin quemarla por un exceso de luz. Pero la pupila no solamente reacciona por efecto de la luz, pues está demostrado que acciones de otra naturaleza, como pueda ser la ira, el deseo y otros estados anímicos pueden influir y modificar el tamaño de este singular orificio; también puede ser modificado con el esfuerzo de mirar objetos cercanos para aumentar así la profundidad de enfoque, aunque estas funciones no son las de su normal funcionamiento.

Como dato anecdótico, se dice que los comerciantes chinos miran atentamente las pupilas de sus clientes cuando les ofrecen su mercancía, y averiguan, por la dilatación de las pupilas, el interés que muestran por aquella mercancía.

El oftalmólogo puede determinar una serie de afecciones oculares examinando con precisión el fondo del ojo. Una vez que la pupila se dilata para tener una mejor visibilidad del ojo, el oftalmólogo ilumina el fondo del ojo mediante un oftalmoscopio. De este modo puede examinar la retina con sus capilares, el punto de entrada del nervio ocular y el punto de máxima visión (mancha amarilla o mácula) situado en la zona posterior del ojo. Con el oftalmoscopio, el médico no sólo puede determinar la presencia de afecciones oculares, sino que también puede evaluar posibles lesiones de otros órganos examinando el fondo del ojo.

La dilatación de la pupila aumenta la sensibilidad al deslumbramiento, ya que las pupilas no pueden contraerse. Además, la visión es borrosa, sobre todo de cerca. Por este motivo no está permitido conducir cualquier tipo de vehículo con las pupilas dilatadas por medio de estos medicamentos (debe tenerse presente cuando sepamos que el oftalmólogo nos va a dilatar la pupila). La dilatación de las pupilas se mantiene durante varias horas, dificultándose la lectura, aunque se mantiene la capacidad de orientación espacial sin problemas.

Por último, si quieres ver cómo se dilata la pupila ante diferentes intensidades de luz, echa un ojo a este vídeo :-D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>